Categories
Europe Politics

The Men (woman?) of Europe

milijunk

Today and tomorrow, European “leaders” are meeting to discuss among other things the Treaty of Lisbon. Among the most interesting stuff, they might talk about who is going to be the first President of the European Council, quite an important position in the new institutional configuration of the European Union. The also might discuss who is going to be the next High Representative/Vice-President of the European Commission in charge of foreign policy/external action of the EU.

Among the men being talked about to be nominated as President is Tony Blair. Yet, it is not going to happen. I would rather say that T Blair is used by the British to get another man in another, perhaps more relevant, job, that is, the second one of High Representative. One person will be from the right and the other from the left or put it differently, one from the conservatives and another from the socialists. My money is on two people that have many of the conditions I reckon are important to have to be selected: being members of one of the big two European coalitions of parties, being or having been in office, being in good relations with most of the leaders around (and perhaps being men, though this condition is a tricky one). These two are Jean-Claude Juncker for President of the EU and David Miliband for High Representative. The first has said that he would be interested, the second has been tipped as a possible candidate.

Categories
democracia España partidodeinternet Uncategorized @es

Partido de Internet: ¿Un partido sin ideología?

Un día de marzo de 2008, a Hector Pérez se le ocurrió escribir en su blog sobre la idea de tener una red democrática como sistema político.

En definitiva, se crearía una red democrática (no se como llamarlo o si ya existe algo por ahí) en la que el congreso pasaría a abrir sus puertas a una mayor participación. Aunque el congreso pudiera estar formado por aquellos individuos con más apoyos directos (pertenezcan a partidos políticos o no), la larga cola [en referencia a la ‘long tail‘ de Chris Anderson] se podría extender mucho. Ahora mismo es posible que David [David Bravo, abogado en propiedad intelectual] no obtuviera suficiente representación como para ir al congreso, pero pasaría a ser parte de esa larga cola que podría tener un peso importante en las decisiones. Y quizás, poco a poco entre posts, juicios ganados e intervenciones estupendas en televisión, acabara obteniendo la representación suficiente como para ir al congreso para discusión entre la cabeza política, pero lo más importante es el hecho de que pueda haber esa larga cola de democracia participativa.

Hector propone abrir el proceso político a una mayor participación más allá de los representantes políticos. Es decir, hacer las decisiones políticas más permeables a las opiniones y acciones de otros individuos y grupos. Esta idea de ‘red democrática’ pronto se convirtió en un proyecto político bajo el nombre del Partido de Internet para “establecer una democracia real donde cada ciudadano sea partícipe en cualquier votación donde quiera ejercer su opinión.” Para hacerlo el PI se presentará en las elecciones de 2012 defendiendo la idea de que “los diputados del Partido de Internet votarán en el Congreso de los Diputados lo que se decida proporcionalmente por Internet mediante el DNIe.” Este proyecto pretende ser un paso hacia la esa red democrática.

El Partido de Internet es un partido político.

En la entrada para partido político, Wikipedia en español incluye una sección llamada ‘ideas partidarias’. En ella se dice que

Cada partido posee una ideología que le da claridad conceptual y lo guía en su acción política

Según Wikipedia, el PI debería poseer una ideología. Pero parece que no es así. El primer punto del manifiesto del PI es claro: “El Partido de Internet no tiene ideología ni programa electoral.” Hector ha afirmado una y otra vez que el PI no posee una ideología. Incluso cuando Ernest Benach, Presidente del Parlamento de Catalunya, dijo en una mesa redonda en las jornadas Penedesfera que un partido sin ideología no tiene sentido, Hector defendió la ‘aideologización’ del PI.

Volvamos a Wikipedia. En la entrada sobre ideología se afirma que

Una ideología es el conjunto de ideas sobre el sistema existente (económico, social, político…), y que pretenden su conservación (ideologías conservadoras), su transformación (que puede ser radical, súbita, revolucionarias- o paulatina y pacífica -ideologías reformistas-) o la restauración del sistema previamente existente (ideologías reaccionarias).

Dicen que Pericles dijo  una vez que “puede que la política no te interese, pero la política está interesada en ti.” Parafraseando podemos decir que “puede que la ideología no te interese, pero la ideología está interesada en ti.” Hector y los seguidores del PI pueden afirmar y reafirmar que no tienen ideología, o al menos que el partido/movimiento no la tiene, pero la verdad es que si que hay una ideología, y, por cierto, muy presente. Durante el siglo XX hemos aprendido a aborrecer al palabra “ideología” en referencia a ideas que crean violencia y confrontación. Pero la verdad es que toda actividad política del ser humano es ideológica, pues es motivada por un “conjunto de ideas sobre el sistema existente” que nos llevan a la acción política. La ideología del PI defiende la democracia semi-directa, el uso de la tecnología en el proceso político, la transparencia e ideas tan liberales como el voto y la representación. Intentar obviar el hecho de que estas ideas forman una ideología que influye en la acción del PI y sus miembros puede crear confusión y ser peligroso. Tomemos por ejemplo la cándida propuesta de usar el DNIe para realizar el voto sobre propuestas legislativas que después nuestros representantes trasladarán al hemiciclo. Heidegger escribió sobre los peligros de usar la tecnología como un simple instrumento, cuando en realidad “la esencia de la tecnología” transforma al ser humano, su uso nos cambia. Un comportamiento político, en este caso, el voto sobre propuestas de ley, cambia según como lo realizamos. El voto electrónico es diferente que el voto en urna. La tecnología nos sitúa en una relación diferente con la materia sobre la que estamos votando y con los demás votantes que afecta a nuestro comportamiento. No es necesariamente peor o mejor, pero es diferente. Defender su uso sin crítica, sin tener en cuenta sus posibles efectos, puede crear una realidad que es muy diferente de la que queríamos. Incluso más evidente es el hecho de que no todo el mundo tiene la misma facilidad tecnológica y acceso, tanto cognitivo como material, a estas tecnologías. Esto más aún será fuente de grandes desigualdades en la ‘red democrática’ que Hector y el PI proponen.

Dicho esto, hay elementos en lo que ha dicho Hector y en lo que está haciendo el PI que creo tienen valor. La idea de hacer el sistema político más abierto a la ‘larga cola’ política que existe y emerge gracias a Internet es, para mí, una necesidad. Crear las instituciones, normas y prácticas que nos permitan hacer esto es, en mi opinión, una prioridad política si queremos que el concepto de democracia vuelva a tener sentido para los ciudadanos. Sin embargo, no creo que esto se haga mediante el uso de las instituciones existentes de la manera que el PI propone. La propuesta y el proyecto tienen mérito. Pero creo que muchas transformaciones tendrá que sufrir antes de que tenga una contribución significativa en pro de la ‘red democrática.’

Categories
democraciarepresentativa Uncategorized @es

Empoderamiento del ciudadano en Internet y la democracia representativa

El término “empowerment” en inglés es, como muchos otros, de difícil traducción en español. “Empoderamiento” es una posible traducción, al fin y al cabo “empowerment” es un neologismo en inglés, por lo tanto es lógico que creemos un neologismo en español, no? De todas formas, este no es el tema de este post.

Me gustaría comentar brevemente algo que me ronda la cabeza desde hace un tiempo y que tiene relación con las nuevas capacidades que las nuevas tecnologías asociadas a Internet (lo que yo llamo TICIs: tecnologías de información, comunicación e interacción, por que lo de TICs me suena un poco limitado) ofrecen al individuo, y que dado el contexto político adecuado pueden llegar a “empoderar” al ciudadano. La consabida web 2.0 ha abierto la posibilidad de recibir y compartir información política de una manera más cooperativa y dinámica. Uno de los usos más populares de estás tecnologías por los “hackers cívicos” e innovadores políticos ha sido el acercar las instituciones representativas del Estado moderno, y en particular el parlamento y el voto, al ciudadano. Webs como theyworkforyou.com, theyworkforyou.co.nz, opencongress.org, parlamento.openpolis.it, petitions.number10.gov.uk, votainteligente.cl dan información sobre el poder legislativo, su actividad, permiten introducir peticiones para consideración por el gobierno, o, en el caso de la última, ayudan al ciudadano a informarse mejor sobre los candidatos políticos. Este uso de Internet intenta renovar y acercar al ciudadano la democracia representativa, asumiendo que ésta tiene un problema de comunicación y lejanía de la ciudadanía. Intentan “cerrar la brecha” entre el ciudadano y el representante. Sin embargo, como bien dice James Crabtree en su artículo de junio de 2007 (!) en openDemocracy, estas tecnologías “pueden ser de ayuda a la democracia representativa un poco, pero es poco probable que puedan ayudar mucho. Todo se reduce a un problema básico: si alguien no está interesado en la política, y no ven (sic) la necesidad de tomar parte, hacerlo online no va a ayudar mucho.”

Esto no significa que Internet sirva sólo como “ayuda de cámara” en la política, sino que puede tener, y creo que está teniendo, un rol muy importante en la redefinición de la política. Una de las cosas que más recuerdo de mi primer curso de ciencias políticas en la Universitat Autònoma de Barcelona con  Josep María Vallés en el lejano 1994-95 es algo tan básico como el cuestionamiento del concepto de la política y como puede significar tantas cosas para tanta gente. El empoderamiento de los ciudadanos a través de Internet está dando poder a diferentes maneras de ver la política más allá de la representación política. No digo que Internet haya creado estas formas de hacer política, sino que las está empoderando (empowering) de tal manera que están tomando relevancia social y económica. Como dice Crabtree:

La buena noticia es que puede haber una mejor manera. Internet puede ayudar a mejorar la vida cívica de la gente común, pero sólo si se basa en un principio diferente. E-democracia no debe ser principalmente acerca de la representación, la participación, o acceso directo a los tomadores de decisiones. En primer lugar, debe ser sobre la auto-ayuda […] La inversión pública en la e-democracia debería permitir a las personas a ayudarse a sí mismos, a sus comunidades, y otros que están interesados en las mismas cosas que ellos.

Es aquí donde otro tipo de plataformas, como meetup.com, twitter.com, facebook.com, fixmystreet.com, groupsnearyou.com toman relevancia como instrumentos para solucionar problemas de la comunidad desde la diversidad de visiones y razones del los ciudadanos empoderados por Internet.

Categories
General

New blog (slash) personal page

Today, on the day I am turning 35 I am opening my new blog (slash) personal page to replace my previous personal, boring and empty-of-content personal page (on the same domain aribo.eu) and the blog I’ve been writing for more than 2 1/2 years, blogofchange.com. The concept of this new online space is quite simple, I want to use it to put my work and my thoughts in a structured, dynamic and simple way. The topics are divided in three: politics, information and technology. As myself, they are both independent and converging. There is a section called “Lifestream” updated with my Delicious bookmarks and Twitter posts, and another with my current location and future trips called “Where is Alejandro?”. On the sidebar, there is a brief presentation of myself (with my picture), links to my current projects, and my tweets.

Categories
Política

¿Qué es midemocracia?

midemocracia es un proyecto para contribuir a la discusión y a la acción por una democracia más abierta fundamentada en:

(1) Democracia colaborativa: en el momento álgido de la Guerra Civil americana en 1863, Lincoln definió la democracia como el “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Los cambios sociales y tecnológicos de los últimos años están creando nuevas posibilidades al “pueblo” para participar en el proceso político de tal forma que, como Beth Noveck nos enseña en “Wiki Government“, deberíamos empezar añadir a las palabras de Lincoln el “gobierno con el pueblo”. La colaboración con y entre los ciudadanos por el buen gobierno es un elemento esencial para la obertura democrática.

(2) Libertad de la información: un fundamento de la democracia es (o debería ser) la transparencia en la actividad de las instituciones públicas, sus representantes y aquellos que actúan en su nombre o a su cargo. El control y la responsabilidad política sólo son posibles si el ciudadano recibe toda la información sobre la acción de gobierno, sus causas, sus consecuencias y su producto. Además, en una sociedad con alta densidad informativa, la información adquiere nuevas dimensiones y valores. Una democracia abierta necesita de instituciones legales y políticas para la protección de la libertad de la información que garantice el igual acceso a la información del sector público a todos los ciudadanos y organizaciones.

(3) La Red: Internet ofrece a las personas el acceso a redes de comunicación, información e interacción con efectos sociales, económicos y políticos importantes. La acción política ciudadana se está transformando por el uso de la nuevas tecnologías y su estructura en red. Estas tienen el potencial de crear una democracia más abierta donde la acción política y la información sobre ella fluya en mayor igualdad y libertad.

Los objetivos más inmediatos de midemocracia son:

(1) La agregación de ideas sobre democracia en red, libertad de la información, colaboración ciudadana y nuevas tecnologías.

(2) La promoción de la legislación sobre libertad de la información.

(3) La creación de herramientas (online y offline) para construir una democracia en red basada en la libertad de la información y el gobierno en colaboración.

midemocracia necesita gente que crea en una democracia más abierta participa@midemocracia.org.

Categories
Información Tecnologia

Plan E: Comunicación Keynesiana

mon-epo

En midemocracia me gustaría hablar de tecnología en el sentido amplio cronológica y conceptualmente. Internet y tecnologías asociadas están facilitando una nueva obertura de la política que no era posible antes, pero una democracia abierta tiene que ser construida con la integración de espacios y herramientas que existían ya antes. Una de estas herramientas es el cartel de información. La sociedad humana ha utilizado el cartel público para informar de sucesos y decisiones a la población. En la ágora ateniense se colocaban los anuncios públicos en el Monumento de los héroes epónimos, un monumento del siglo IV a. C. representando a los diez héroes epónimos de las nuevas tribus de Clístenes. Uno de los instrumentos más utilizados por el Estado moderno para informar a sus ciudadan@s  ha sido el cartel publicitario, sobre todo en la información sobre obras. Con el Plan E hemos visto como se ha utilizado hasta la saciedad. El problema es que no lo han adaptado a los nuevos tiempos.

Cartel de ObrasTodos sabemos en que se basa burdamente el Plan E. Surge de un mal entendido keynesianismo, utilizando éste como excusa intelectual para salvar un gobierno en confusión y a los empresarios de la construcción, sin enfrentarse a lo que se está haciendo cada vez más evidente: la estructura económica de España basada en tocho y sol no es sostenible. Coherentemente, la comunicación de este plan se ha quedado en los tiempos de John Maynard Keynes, 1930s. El cartel del Plan E informa lo justo: el ayuntamiento que promueve la obra, el contratista, el presupuesto y el plazo de ejecución; y después un gran logo y bla bla que ocupa más de la mitad del cartel. Ni una dirección web, ni un telefono, nada de nada. El control ciudadano de estas obras se hace imposible sin las posibilidades de recibir la información adecuada. ¿Cual es la decisión que ha aprobado el ayuntamiento para las obras?¿Cómo se ha seleccionado al contratista?¿Qué otros contratistas pujaron por la obra?¿Cómo se ha llegado al presupuesto indicado (siempre indicado hasta el último céntimo para dar sensación de exactitud y rigurosidad)?¿Cual está siendo o va a ser el coste real?¿Cómo se ha llegado al cálculo del plazo de ejecución?¿Cual es o será el plazo de ejecución real? Todas estas preguntas son pertinentes para tener una democracia abierta en la que el ciudadano pueda ejercer un control de las administraciones públicas. Una dirección en Internet por sí sola no arregla las cosas, pero permite ir construyendo poco a poco un lugar en el que se acumula información y datos esenciales para este control. El Plan E y su comunicación es una pequeña gran muestra de como los políticos españoles siguen jugando a mayores con los juguetes de sus padres = las instituciones y las herramientas democráticas creadas antes de que nacieran, sin querer o sin poder innovar.

Categories
Información Política

La protección del whistleblower: Wikileaks y la ley

whistleblowerEn inglés “whistleblower” es aquella persona que denuncia una conducta delictiva o perjudicial por parte de una organización o grupo de personas. Por ejemplo, la denuncia anónima del fraude que se cometía en el Palau de la Música Catalana que hacienda recibió en el 2002 la realizó un whistleblower, desgraciadamente fue ignorada en aquel entonces. Whistleblower se puede traducir como “denunciante”, pero va mucho más allá que este último concepto. El whistleblower suele estar en una situación de vulnerabilidad respecto a las personas que están cometiendo las conductas ilegales o perjudiciales, por lo que la denuncia de estas actividades representa un riesgo personal importante para él o ella – en muchos casos la perdida del puesto de trabajo. Muchas veces la persona que tiene conocimiento certero de que se está cometiendo una actividad ilegal o perjudicial no tiene suficientes pruebas para demostrarlo, por lo que una denuncia a través del cauce normal le reportará con casi total seguridad una querella por falsa acusación, lo que puede derivar en responsabilidades civiles y criminales. Es debido a esta posición vulnerable y de riesgo que los whistleblowers actúan normalmente a través del anonimato.

Wikileaks es una organización cuyo objetivo es proteger a los whistleblowers dándoles anonimato, y verificando los hechos que alegan.  Ahora ofrecerá un servicio a periodistas, organizaciones de derechos humanos, investigadores criminales y otros para que un denunciante pueda informarles anónimamente a través de un canal seguro mantenido por Wikileaks, que además ofrecerá una protección jurídica mayor al receptor de la información en relación a la publicación de los documentos. Esto es una buena noticia, pero no es suficiente sino hay un sistema legal que proteja al whistleblower.

En Estados Unidos y en Gran Bretaña existe legislación específica para proteger al que denuncia actividades ilegales de una organización o grupo de personas. En el Reino Unido es la Public Interest Disclosure Act de 1988 (o Ley para la Divulgación de Interés Público). Básicamente protege al denunciante (whistleblower) de ser perseguido y/o despedido. Esta ley es una pieza importante en un marco de libertad de la información en una democracia. En España, como en muchos otros países del continente europeo, está ley brilla por su ausencia. Con ella seguramente, casos como el Palau, el de los informes de la Generalitat, o Gürtel hubieran salido antes a la luz, y muchos otros casos de corrupción y actividades perjudiciales para nuestra democracia y los ciudadanos saldrían de la oscuridad. En estos momentos, en España sólo Wikileaks ofrece la protección a personas de buena fé e intención que saben de un hecho delictivo y no pueden denunciarlo por miedo; un miedo que una sociedad democrática debería hacer desaparecer.